fbpx

Maximiliano Blanc, CEO de BW Comunicación Interna, para Forbes Argentina.

No hace mucho nos dimos cuenta de que una de las cosas diarias más simples de nuestras vidas debíamos cambiarla: lavarnos las manos se convirtió en una de las principales armas contra el coronavirus. De la noche a la mañana pasamos a hacerlo entre seis y siete veces por día.

Dentro de las organizaciones, la comunicación es una de las cosas más comunes que realizamos. Pero al igual que la forma de lavarnos las manos, debemos cambiarla.

Hoy todo es más complejo. El distanciamiento social dejó a las organizaciones con pocos espacios de comunicación. Las empresas que no están produciendo, no tienen espacios para compartir novedades con sus equipos. Las que hacen home office, no dedican el tiempo necesario para hablar con sus equipos y contarles que está sucediendo. Y, en este contexto, lo que ayuda a mantener a los equipos trabajando es la comunicación. Tener a los equipos informados es clave para poder superar esta crisis.

Muchas veces esta información no es fácil de transmitir. Las noticias que tenemos para contar no son agradables. Aquí los líderes tienen la difícil tarea de ser buenos comunicadores. Muchos de ellos nunca fueron entrenados para esto; nunca recibieron capacitaciones de cómo hablar con su gente. Y mucho menos sobre cómo hacerlo a través de una video conferencia.

¿Cuánta comunicación hace falta? Estar sobre informados puede generar especulaciones que no son buenas y, por otro lado, no estar informado nos hace entrar en un círculo de desconfianza que, en términos de una organización, genera menos productividad.

Es que no estar informados genera incertidumbre; esta puede generar miedo; y ese miedo, el no saber qué es lo que pasará en el futuro, nos puede paralizar. Y en una organización, esa inmovilidad se traduce en esa charla que no se tuvo, en ese proyecto que no se presentó, en ese informe que no se hizo correctamente, en esa idea que no se elevó. Por este motivo es tan importante bajar la incertidumbre de la organización. Y se logra a través de la comunicación.

Dedicarle tiempo es fundamental en esta época de pandemia. Es una oportunidad para construir confianza.

En este contexto, las organizaciones no tienen muchas noticias alentadoras para compartir: reducción de gastos, entre otras. Y la mayoría de las veces, sobre estas cosas no se habla. Es muy común ocultar lo que sale mal o la noticia difícil de contar. Pero esta, repito, es una oportunidad para generar confianza. Si la organización tiene un diálogo fluido con los colaboradores y cuenta la verdad de los acontecimientos, el emisor se convierte en un emisor confiable y, por lo tanto, uno le cree y lo sigue. Ser honesto y contar las noticias como son, sin eludir el problema y sin maquillar algo que es inocultable, es una manera de genera credibilidad y confianza en la empresa.

Las organizaciones gastan muchísimo dinero en ser confiables para el afuera. ¿Pero cuánto invierten en ser confiables para su gente? Poco. Y ganar esa confianza hacia adentro de la organización es más económico y rentable. Solo basta con decir la verdad.

La situación actual no es fácil para nadie. El panorama, a diferencia de otras ocasiones, es complejo globalmente. Pero una vez más, coordinar bien los equipos de trabajo y fomentar la comunicación dentro de la empresa son de aquellas cosas que marcarán la diferencia entre las compañías que salgan adelante y las que no puedan salir de la crisis.