Descripción del trabajo

El desafío de crear una marca interna confiable

“Yo elijo BBVA”, un caso de branding interno que ayudó a instalar confianza a partir de darle la palabra a los protagonistas de la gestión: los colaboradores.

“Queríamos trabajar la marca empleador desde hace tiempo. El desafío era hacerlo con coherencia y solidez, destacando lo valioso de BBVA Francés para las personas que forman parte de la empresa”, contó Damián Dibenedetto, Subgerente de Comunicación Interna de BBVA Francés.

Es que no sólo se trataba de tener una propuesta atractiva para sus colaboradores, sino que además había que gestionar la percepción de esa propuesta. Poner en valor las fortalezas era el camino para retener y atraer talentos; reforzar el orgullo –y contagiarlo con entusiasmo– para motivar y seguir creciendo.

Por qué elegir esta empresa

La reflexividad fue la clave para sostener una estrategia sólida. El equipo formado por el área de Comunicación Interna y Cultura, junto a consultores de la agencia y el Comité de Dirección de BBVA, analizaron cuáles eran los ejes que definían a la compañía, qué los diferenciaba de la competencia y por qué sus mejores talentos elegían ser parte de ella. ¿Cómo contagiar a todos los demás ese mismo empuje y entusiasmo? Dándoles la palabra.

Personas con empuje y ganas de crecer

La construcción de la marca interna fue de la mano de la generación de una cultura positiva, que ponía el foco en el protagonismo, en una actitud proactiva y emprendedora. Así nació “Yo elijo BBVA” y sus cuatro declinaciones:

  • “Elijo crecer”: que la define como una empresa líder y exitosa.
  • “Elijo la excelencia”: a partir de su apuesta constante a la ejecución de alta calidad.
  • “Elijo ser buena gente”: porque se compromete a ser socialmente responsable.
  • “Elijo estar acá”: porque construye diariamente un mejor lugar para trabajar.

Dar la palabra a los protagonistas

Fueron los testimonios de los colaboradores los que dieron voz y calidez a la marca, narrando historias a partir de las experiencias enmarcadas dentro de los ejes. Ellos fueron los modelos que protagonizaron la campaña de cartelería, publicaciones y medios audiovisuales. El nuevo sistema de marca permitió economizar la comunicación para englobar y ordenar los mensajes.

Las piezas de comunicación se multiplicaron, desde los pasillos, los escritorios, las computadoras, hasta las casas con merchandising y las ferias de empleo con folletería.

“En definitiva, la nueva marca interna ‘Yo elijo BBVA’ relevó y destacó, a partir de la opinión de la gente, las razones por las cuales se siente orgullosa de la empresa en la cual trabaja. Refundó el porqué de volver a elegirla y sentirla como propia. Se consolidó una marca confiable y cercana, cuyo gran diferencial y motor de avance son las personas que hacen diariamente BBVA”, concluyó Damián Dibenedetto.