Descripción del trabajo

Cuando la experiencia es el canal

En el marco de su “Semana de la Sustentabilidad”, AkzoNobel quería seguir trabajando el compromiso por el cuidado del medio ambiente. Como su personal ya estaba entrenado en la materia por sucesivas campañas de CI, para profundizar era necesaria una vuelta de tuerca: se apeló a la experiencia, haciendo que las personas disfruten de una “kermesse sustentable”.

AkzoNobel, líder mundial en pinturas decorativas, recubrimientos y especialidades químicas, es una empresa industrial que ha asumido una fuerte responsabilidad por el cuidado del medio ambiente y que renueva sistemáticamente su compromiso con la sustentabilidad. Por eso, desde hace varios años, realiza grandes campañas de comunicación interna respecto a este tema, que está a la orden del día, y busca innovar en la forma de concientizar a su personal.

En los años sucesivos, los colaboradores ya se habían venido capacitando sobre la importancia de la sustentabilidad, y habían trabajado el concepto en relación a sus tareas dentro de la empresa. A partir de allí, se hizo foco en aplicar esos conocimientos de manera práctica y trasladarlos a sus hogares y familias. La empresa entendió que resultaba fundamental convertirse en agentes de cambio para poder preservar el planeta, y se propuso que todos los integrantes de AkzoNobel lo sean.

Aprender jugando

El objetivo era profundizar en los conocimientos que ya estaban instalados. Y para ello se apeló a la experiencia y a las acciones interpersonales. Durante toda la Semana de la Sustentabilidad se realizaron Workshops y acciones de alto impacto que abordaron los pilares que AkzoNobel considera más importantes: energía, residuos, transportes y viajes, gente y comunidad, productos y servicios. Y la mayoría de estas acciones se condensaron en un formato muy original y atractivo: una Feria estilo kermesse instalada en la Planta, dentro de una carpa, donde cada stand ofrecía información, juegos y distintas actividades acerca de cada uno de estos pilares.

Los colaboradores recorrían stand por stand, en grupo, e incorporaban conocimientos teóricos y prácticos a partir de jugar con tómbolas, tableros, dados y otros juegos desarrollados a medida, para fijar la información adquirida y hacer tangibles los datos que tenían sobre los distintos temas. Se divertían en su lugar de trabajo aprendiendo cómo ayudar al medio ambiente.

Una vez terminada la jornada, participaban de un concurso respondiendo un multiple choice para comprobar que habían aprehendido los conceptos. Entre los que respondieron correctamente se sortearon pasajes a Bariloche para participar, junto a la Asociación Civil Sembrar, en la reforestación de la región. Además, todos se comprometieron a ser padrinos de otra persona por fuera del ambiente laboral con la misión de transmitirle sus conocimientos y replicar su compromiso fuera de la empresa.

Los resultados

Los colaboradores participaron con entusiasmo, incorporaron conocimientos, interactuaron y compartieron, y disfrutaron de un buen momento.

La “Semana de la Sustentabilidad” fue una campaña de altísima recordación, identificada claramente en posteriores mediciones de CI. Incluso, en las mediciones, aquellos que no pudieron asistir expresaron sus lamentos, ya que habían recibido muy buenos comentarios de sus compañeros. Los efectos de la acción trascendieron los límites territoriales, recibiendo halagos de otras filiales de la empresa en todo el mundo. Y el mejor resultado fue que el personal profundizó en su conciencia por la importancia de la sustentabilidad y se comprometió aún más, en el día a día, con el cuidado del medio ambiente.