logo

Por Great Place to Work

Lo sabemos, la comunicación interna no define el clima, pero contribuye enormemente en su mejora. A continuación, los aspectos clave a tener en cuenta para una gestión de las comunicaciones internas que derive en un mejor ambiente laboral. 

Tal como no es posible tener una buena relación sin un buen diálogo, tampoco es posible tener un buen clima organizacional sin una buena gestión de la comunicación interna. Así de simple, así de contundente.

No hay organización que no tenga comunicación interna. La comunicación interna existirá igual, se gestione o no se gestione. Si no se gestiona, aparecerá en la forma de rumores negativos, conversaciones destructivas y muchos otros emergentes que impactarán, directamente, sobre el clima.

Insisto: no es posible tener un buen clima sin una buena gestión de la comunicación interna. ¿Le quedan dudas? Mire los rankings de las Mejores Empresas Para Trabajar. Encontrará que junto a políticas de fondo de RRHH, trabajo sobre los líderes y valoración de conceptos clave como la confianza, estas compañías sostienen una gestión integrada, estratégica y cuidada de comunicación interna que contempla a todos los públicos.

Un dato adicional: las empresas más grandes de Argentina colocan a la gestión del clima como uno de los principales temas en la agenda de comunicación interna. El libro Radiografía de la CI en la Argentina (*) –editado por BW Comunicación Interna sobre la opinión de referentes de CI de más de 120 compañías líderes- muestra que el Clima Interno, con un 41,1%, ocupa el primer lugar en el ranking de temas que requirió mayor esfuerzo comunicacional en 2013.

¿Cómo encarar una estrategia sólida de Comunicación Interna?

Una gestión seria y estratégica de las CI que sostenga la mejora del clima, contempla cuatro pilares fundamentales que no pueden ser descuidados:

1)    La escucha, la medición y el diagnósticoLa escucha es un mensaje en sí mismo, habla de empresas a las que le interesa la gente, y en general las compañías invierten muchos más recursos en emitir que en escuchar. La escucha y la apertura a la participación son el principio de una comunicación saludable. El diagnóstico de CI, las auditorías de medios, los testeos de campañas o las evaluaciones de gaps en procesos de cascadeo son sólo algunas de las herramientas de medición que están a disposición para que la empresa “escuche” sistemáticamente.

2)    La planificación estratégica: Un buen plan de CI debe tomar por base el rumbo marcado por los líderes de la compañía y los objetivos del negocio, y a su vez colocar al receptor en el centro (por eso la escucha es el primer paso). El plan debe jerarquizar los temas que se van a abordar durante el año, y distribuir los distintos tipos de mensajes de acuerdo con las características de los canales y las diferentes clases de públicos. La planificación estratégica es fundamental para elaborar comunicaciones que contribuyan a la motivación de los colaboradores, a disminuir la incertidumbre y a generar confianza, ya que todo esto redunda, efectivamente, en un mejor clima.

3)    La ejecución del planLo planificado debe ser puesto en marcha cuidando los mensajes y las acciones, y utilizando los recursos que sean necesarios para llegar al público, empatizar y persuadir. El entramado de canales debe adaptarse a las características del público: una corporación suele tener en promedio entre 5 y 10 canales oficiales periódicos de CI; pero si se trata de una organización de 15 personas, igual debería tener una planificación que en la instancia de ejecución se materializará probablemente con una simple calendarización de encuentros interpersonales periódicos.

4)    La capacitación de los líderes. El canal de CI preferido por la mayoría de los colaboradores son los jefes: casi la totalidad de los colaboradores de cualquier empresa prefieren enterarse de las noticias corporativas a través de su jefe, por sobre cualquier otro canal. Por tanto, hay que entregarles herramientas para su formación en materia de comunicación interna, puesto que muchas veces su condición de líder no implica que posean conocimientos y habilidades de CI.

La comunicación interna no define el clima, pero sin una gestión estratégica de CI lo que obtendremos es un mal clima. Como una pareja sin diálogo, que poco a poco verá naufragar su relación, la ausencia de un trabajo profesional en CI redundará en problemas en las distintas relaciones que se dan dentro de la organización. Trabajar con seriedad la comunicación interna es, ni más ni menos, trabajar en la mejora del clima organizacional.

(*) El libro Radiografía de la CI en Argentina, en su variante digital,está a disposición en forma gratuita en el siguiente link: http://www.bwcomunicacion.com/

Por Pablo Faga, Director de BW Comunicación Interna www.bwcomunicacion.com

http://www.greatplacetowork.com.ar/publicaciones-y-eventos/blogs-y-noticias/1066-no-hay-buen-clima-sin-una-buena-comunicacion-interna

 

Por |Mayo 23rd, 2014

No se permiten comentarios.