Una buena comunicación entre los colaboradores de una empresa no sólo es bueno porque “da gusto” comunicarse bien. Lo más importante es que una mala comunicación puede impactar negativamente en los resultados del negocio.

Una de las situaciones típicas en las empresas locales que comentan sus ejecutivos es la siguiente: se implementa un proceso nuevo, porque se cree que va a ayudar a mejorar algo de la gestión de la empresa. A los meses esa implementación fracasa, y alguien del equipo le dice a su jefe “sabía luego que esto no iba a funcionar”. Ahí demuestra cómo la comunicación no funcionó y perjudicó los resultados de la empresa. Es por eso que todos los equipos deben generar espacios de conversación saludables donde haya entendimiento, intercambio y que cada uno de los integrantes sepa que su aporte es importante para lograr los objetivos planteados. Para lograrlo, se recomendaría que haya un acuerdo entre todos para reunirse periódicamente al menos 10 o 15 minutos para hacer un repaso de temas del área, ver quiénes son los responsables de cada tema y si cada uno de ellos necesita ayuda. También, podemos ofrecer algunos aspectos que siempre se deben de tener en cuenta:


– Tener conversaciones informales y distendidas:cada vez que se pueda, es importante tener espacios para charlas de temas placenteras y entretenidas, ya que estas alimentan a las que son con objetivos. Steve Jobs siempre explicó que los éxitos de Pixar (empresa de dibujos animados de la que fue fundador) tuvo su sustento en el bar de la empresa, porque era el espacio donde los colaboradores sacaban de manera distendida los temas más creativos y se generaba identificación entre compañeros.

– Si quiero ser efectivo en la comunicación, el interlocutor debe confiar en mi. Si uno confía en su compañero va a hacer lo que se le dice porque sabe que quiere lo mejor para todos. Si bien parece obvio, es algo que no se tiene en cuenta. La confianza se logra cuando se es coherente entre lo que se dice y se hace, y la persona no nota.

– Si tengo una duda o no me queda claro, pregunto:muchos de los malentendidos se dan porque no quedan claras las cosas. Si una persona no tiene claro el qué y los por qué se hacen, es muy difícil que lo hagan correctamente.

– No siempre sabemos qué comunicamos, todo depende de quién nos “escuche”: quién nos escucha también es parte del mensaje, ya que intervienen sus conocimientos, creencias y comportamiento. Por eso siempre lo recomendable es corroborar qué es lo que entendió esa persona.

– Escucha sin prejuicios: muchas veces los problemas se dan porque sólo prestamos atención a lo que queremos oír y a partir de ahí es que surgen los problemas. La escucha debe ser lo más abierta y sin preconceptos posible, cosa que ayudará a entender lo que nos quiere decir implícita o explícitamente.

Lee la nota completa en 5días.com

Por |julio 5th, 2017

No se permiten comentarios.